La seguridad es el símbolo que distingue a los transportes escolares

Para mantener la seguridad en un transporte infantil no necesitas hacer un master en administración, pero sí es importante conocer de primera mano todo lo concerniente a la seguridad que ello implica. Y es que el transporte escolar es empleado día tras día por un sinnúmero de escolares en España, pero no sólo para ir a sus escuelas, sino que también hacen paseos a las granjas, excursiones, visitas a otra ciudades, visitas urbanas, entre otras cosas. 

Asociación Nacional de Seguridad Infantil

Dicho órgano es el encargado de velar por que la seguridad se mantenga en primer lugar en el caso del transporte escolar. Ellos hacen hincapié en que estos deben poseer el mismo nivel de seguridad en cuanto a retención con el que cuenta el servicio privado

Siempre es importante recalcar las diversas normas de seguridad que se hacen imprescindibles para realizar las distintas acciones que se llevan a cabo, y estas deben ser acatadas por conductores de centros escolares, choferes, agencias de transportes, técnicos de movilidad, entre otros. Y de manera importante las rutas adecuadas a los requerimientos junto a la optimización de la movilidad del resto de conductores

Funciones de los involucrados en dicha actividad

1,- Conductor: aparte de ser quien lleve la unidad de transporte, también debe estar al tanto de abrir y cerrar las puertas siempre y cuando se encuentre estacionado en las Paradas que han sido designadas. Así mismo, sólo puede realizar alguna maniobra si los niños se encuentran ubicados todos en el acceso del centro donde estudian o, todos se encuentran sentados con lo que se les enseña autoprotección y un adecuado comportamiento dentro del transporte. 

2.- Paradas de recogida: estas deben encontrarse ubicadas en sitios donde no obstaculicen la libre vialidad o la circulación del resto de vehículos, es decir, en tramos que sean rectos o que contengan un acceso directo a la calzada de peatones. 

Las mismas deben poseer la adecuada señalización, lo cual resulta importante tanto para el conductor, como para los niños, de ser posible, deben disponerse de manera que los transportes queden alineados al momento de llegar a buscar a los niños sin representar algún riesgo. 

3.- Bajar y subir de transporte: esto solo puede suceder si el autobús se encuentra totalmente detenido ya que la seguridad es una suerte de trabajo en equipo y sentido común en la que unos dependen de otros, por tanto, no es recomendable empujar, saltar, jugar, correr, o algún otro tipo de imprudencia que ponga en riesgo al resto. 

De la misma manera, se debe tener especial cuidado con cintas, bufandas mochilas, cordones, que puedan quedar atrapadas en las puertas o en algún otro equipamiento del transporte. Si se requiere cruzar, ello debe hacerse por los lugares que se encuentran señalizados por semáforos, paso de peatones, entre otros, tomando en cuenta que ello nunca debe hacerse por detrás o delante de los autobuses o entre los carros.